Buscar
  • Giovanni Roberto Cáez

¿Se cocina un restaurante?

De un tiempo para acá todo es cambio en Comedores Sociales, y ahora nos ha dado con montar decididamente una versión restaurante de nuestra mejor comida.


La gente sabe que nos dedicamos a distribuir comida solidaria, ya sea como plato caliente o como compras, pero poca gente sabe que de verdad nos gusta la cocina y nuestros planes son grandes.


La necesidad primero: combatir el hambre cuesta muchísimo. Mientras los gobiernos local y federal desperdician dinero en estrategias de corto plazo, nosotras hemos invertido los pocos recursos disponibles en sostener el trabajo social al tiempo que intentamos levantar nuestros propios recursos.


¡Que no hemos hecho! De seguro nos han visto en el Festival Claridad durante los últimos tres años. Con el servicio de catering hemos hecho asambleas, reuniones sindicales y hasta bodas. Durante el verano 2020, organizamos el Conciertón Comida pa’ los pobres, recaudando más de cuarenta mil dólares. Gracias a la colaboración de más de una decena de artistas, distribuimos un libro de colorear que es de verdad una pieza de colección, y ahora en abril sale una segunda edición expandida con poemas y dibujos nuestros.


Nosotras empezamos los Sábados de Restaurante en el 2019 como parte de nuestras actividades de recaudación de fondos, desde nuestra cafetería Cocina Rebelde en Río Piedras, pero llevamos un año cerrado. Como el área es universitaria, no hay condiciones para reabrir sin estudiantes. El Comedor Social Universitario (CSU) tampoco ha servido comida en un año.


A pesar de eso, este último año reinventamos Comedores Sociales, asumiendo el reto de construir una alternativa de alimentos en medio de la crisis del Covid. Y respondimos con un programa de distribución de comida que llamamos Compras Solidarias, ayudando a más de 26 mil personas.


El tema de trabajo de Comedores Sociales, por supuesto, es la comida, y nuestra versión restaurante es el espacio donde el equipo se crece. Como el pasado 13 de febrero en nuestro primer sábado de restaurante en un año, donde creo que tuve el mejor turno de cocina en mi vida. No es que fuera fácil: como la mayoría del equipo de cocina hice doble turno desde temprano y me quedé hasta el final, aunque ya con menos fuerza. Pero nada de eso importa porque la comida quedó buena, buena y el equipo de cocina trabajó mejor que nunca. Todo el mundo salió satisfecho con lo que hizo y de como quedó la actividad. El día fluyó como un baile.


Celebramos todos los amores con todos nuestros sabores, recordando la consigna todos los derechos para todos los amores de las comunidades LGBTTIQ años recientes.



Ahora nos preparamos para repetir “El Sábado de Restaurante” todos los meses, adelantando, como de costumbre, un motivo o un propósito. En marzo queremos celebrar las contribuciones de las mujeres afrodescendientes, en abril celebraremos los ocho años de Comedores Sociales y en mayo el día de las madres.


La verdad es que para una organización como nosotros, buscar fondos todos los años es un dolor de cabeza que amenaza cumplir la propia misión. Problemático a pesar de que el capitalismo del desastre que se desarrolló con fuerza después del huracán María, atrajo también dinero para el mundo de las organizaciones sin fines de lucro en Puerto Rico, incluido Comedores Sociales.


Nosotros hemos procurado el mejor uso a los recursos que llegan, preparando los proyectos para que desarrollen sus propios fondos y creando Cocina Rebelde en 2018. Cocina Rebelde es la cafetería que nos ayuda a cumplir nuestra misión de acabar el hambre mediante un cambio sistémico. Desarrollar nuestros propios fondos, y por ende no estar a la merced de las donaciones, es una de las mejores maneras de hacerlo, y CR es nuestra gran apuesta.


En el año y medio que duró la primera etapa de CR (¡La Segunda Etapa empieza en agosto 2021 con la reapertura!), el local fue cocina y almacén del Comedor Social Universitario ayudando a distribuir 10mil platos, mientras empleó a miembros del CSU, Centro de Apoyo Mutuo, Caguas Pueblo, y la Olla Común. En este año de cierre forzado por el Covid, el local ha sido centro de recibir y distribuir compras, además de ser el espacio de preparación de las lenturrias y los lentuburgers, nuestros Productos Rebeldes a base de lentejas, exclusivos de CR, y que son parte de nuestra apuesta gastronómica hacia el futuro en cuanto a venta congelada.




Los Sábados de Restaurantes, por ahora, son nuestra mejor manera de conectarlo todo: la labor social de Comedores, la comida sabrosa del equipo, y la alternativa de hacerlo a nuestro modo sin concesiones. El 20 de marzo lo daremos todo otra vez. ¡Reserven con tiempo!



75 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo