top of page
  • Comedores Sociales de Puerto Rico

Ocupación y Rescate del Edificio CAM


El Centro de Apoyo Mutuo de Caguas Pueblo ya es formalmente una estructura de Comedores Sociales de Puerto Rico. Tras seis años de ocupación y casi un año de conversaciones con los antiguos dueños, Comedores Sociales completó la compra del edificio que perteneció hasta entonces a la infame compañía buitre de bienes raíces The Morgan Reed Group.


El CAM está ubicado en la esquina entre la Calles Baldorioty de Castro y la Calle Vizcarrondo del casco urbano de Caguas. La toma de este edificio abandonado comenzó en algún momento durante el mes de noviembre de 2017, cuando ya habíamos creado el CAM para responder al huracán María y era claro que necesitaríamos un espacio más grande. No era momento de preguntar ni tampoco de pedir permiso. En nombre de las personas hambrientas, nos arriesgamos asumiendo que era mejor pedir perdón después. Defendemos la ocupación y uso de este edificio como un acto de buena fe en favor de los pobres y el pueblo en general, necesitados de servicios sociales que mejoren su calidad de vida.


Este edificio tiene una historia en favor de las personas. Nos cuenta una vecina mayor, que cuando en tamaño solo era la mitad de lo que es hoy, fue una oficina médica que daba servicios a mujeres. Durante décadas el edificio albergó las Oficinas Regionales del Seguro Social, por lo que era frecuentado no solo por residentes de Caguas sino de toda la zona Este que tenían a Caguas como pueblo principal de gestiones gubernamentales. Luego fue un Centro de Terapias, hasta su abandono total durante las últimas dos décadas.


Desde el primer día que entramos a rescatar este edificio, buscamos saber todo lo relacionado con la propiedad. Así supimos que en algún momento le perteneció al Doral Bank, y que tras este banco irse a la quiebra en 2015, sus propiedades pasaron, como dice la ley, a manos de la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC, por sus siglas en inglés). Y hasta ahí. Durante 3 años y medios, no había actualización en el Registro de Propiedades, ni el CRIM. Ningún vecino conoció nunca un dueño. En el FDIC desconocían de la propiedad. En el Municipio de Caguas sabían incluso menos.


Hasta que el trabajo decidido del Centro para la Reconstrucción del Hábitat (CRH), investigando folio por folio en el registro de la propiedad, dio con la información: The Morgan Reed Group, compañía estadounidense de inversiones y corredores de bienes raíces, que llegó a Puerto Rico por los descuentos de la Ley 22, ahora Ley 60, compró este edificio en 2015. Lo hizo por valor de $108 mil dólares, solo una cuarta parte del valor de $400mil registrado en tasaciones anteriores. Y querían venderlo por $360 mil dólares, y ganarse así $250mil, sin mover ni un dedo, sin invertir nada, sin sacar ni un metro de basura si quiera.


Así es como operan estos inversionistas del desastre: compran edificios baratos aprovechando la pobreza, la corrupción y los desastres, usando su alto poder económico como ventaja. De este modo, afianzan su poder en nuestra isla, para luego desplazar comunidades y generar ganancias millonarias para sus negocios.


The Morgan Reed es una de las principales compañías detrás de la compra de escuelas cerradas, y también una de las compañías con más interés en las mal llamadas Zonas de Oportunidad, según investigación del Centro de Periodismo Investigativo.


Durante meses, intentamos sin éxito contactar a los responsables de The Morgan Reed para plantearles nuestra ocupación y llegar a algún acuerdo. Entonces en 2021 salimos en un programa de televisión que investigaba a los inversionistas del desastre, denunciando a Brian Tenenbaum y su compañía. ¡Y nos escribieron rapidito! Tenenbaum estaba “dolido” y “ofendido” por las denuncias, aunque los periodistas habían intentado contactarlo para darle tiempo igual y él no quiso. Así, de manera abrupta y siempre con la presión pública encima, comenzaron las negociaciones para que el edificio pasara a manos de Comedores Sociales.



Al principio fue exigirle que nos entregara el edificio: ¡Traspaso Ya! Luego fue intentar llegar a un acuerdo que nos permitiera adquirir el edificio de la manera más económica y con el menor impacto sobre el presupuesto que queremos asegurar para nuestra labor social. Hubo un momento en el que creímos que no sería posible llegar a un acuerdo, porque el buitre de Tenenbaum no quería y no quería llegar a un acuerdo razonable. Insistía que “no le dijéramos como hacer negocios”, que “firmáramos primero un contrato de renta y luego viéramos lo de la compra”, que “sino, tendría que ir a los tribunales.” Nosotras aguantamos su arrogancia de empresario gringo como pudimos. Entonces en 2022, algunas fundaciones pusieron el dinero y logramos un acuerdo: comprar el edificio al 50% de su precio de venta. ¡Y ahora el CAM es nuestro! Es nuestro y ¡de todo Puerto Rico!


Está es una victoria importante: rescatamos un pedazo de nuestro país, que no estará nunca más al servicio de los ricos y los inversionistas del desastre. Ahora podemos consolidar sin distracciones todo lo que aspiramos a lograr como Comedores Sociales y Centro de Apoyo Mutuo. La culminación de este rescate en asumir la propiedad es solo un ejemplo de que pueden hacerse ocupaciones exitosas de espacios abandonados.

33 visualizaciones
bottom of page